A los pies de la Sagrada Familia

Share on facebook
Share on twitter

Encontrar un lugar para comer alrededor de la Sagrada Familia es una tarea desalentadora para el local, si no estás dispuesto a someterte al pollo crujiente grasiento o las hamburguesas oreja de gato. Hay una opción, pero: Casa Madre es de Leo Chechelnitskiy, propietario del Babula Bar, y ha convertido el bar de tapas de su madre -que primero fue el Nazarovia, el primer restaurante ruso de la ciudad- en una taberna urbana de guisos a fuego lento y tapas tan aptos para el barcelonés como para los admiradores de esa especie de decorado de Batman que en un inicio proyectó Gaudí.

Además, tiene una terraza difícil de creer -desde la avenida Gaudí, que desciende, se domina todo el panorama- donde te llegan platos clásicos con un toque creativo: albóndigas, buenísimas, calamares a la romana, arroces (del señorito, sin trabajo, o el de butifarra negra con setas) y no arroces -hay probar el socarradet de quinoa con verduretes- y sobre todo un rabo de toro meloso donde te quedarías a vivir.